Blog

La Gu√≠a M√ĀS Completa sobre Acumuladores de Calor: ¬°Desp√≠dete del fr√≠o!

Alumbrado Led
Alumbrado Led
0 comentarios

La Gu√≠a M√ĀS Completa sobre Acumuladores de Calor: ¬°Desp√≠dete del fr√≠o!

El invierno se acerca, y con él las bajas temperaturas que nos hacen anhelar un lugar cálido y acogedor en nuestro hogar. En la búsqueda de una solución eficiente y económica para mantenernos calientes durante los días fríos, es posible que hayas oído hablar de los acumuladores de calor.

Estos dispositivos son una excelente opción para mantener tu hogar confortable sin gastar una fortuna en calefacción. En esta guía completa, te proporcionaremos toda la información que necesitas sobre los acumuladores de calor, desde su funcionamiento hasta cómo elegir el adecuado para tu hogar.

Porque igual de importante es no pasar frío en casa como saber elegir la opción que menos coste implique para nuestra economía y, a ser posible, nuestro planeta.

 

¿Qué son los acumuladores de calor?

Los acumuladores de calor son dispositivos de calefacción eléctrica diseñados para acumular y liberar calor de manera gradual. A diferencia de los sistemas de calefacción convencionales que calientan el aire de inmediato, los acumuladores almacenan el calor en un material refractario ubicado en su interior, como la cerámica, y lo liberan de manera continua y uniforme a lo largo del día. Esta característica los hace especialmente eficientes y económicos en términos de consumo eléctrico, ya que están preparados para acumular el calor en los horarios valle; cuando la tarifa eléctrica es más barata; aprovechando el calor almacenado cuando hace más frío y la tarifa eléctrica es más cara.

acumuladores-calor

Ver Todos los Acumuladores de calor

 

¿Cómo funciona un acumulador de calor?

El funcionamiento de un acumulador de calor es relativamente sencillo. Dentro del acumulador hay unas resistencias eléctricas que se calientan cuando está encendido y, al mismo tiempo, calientan un núcleo formado por ladrillos refractarios realizados en cerámica, que encontramos en el interior del acumulador. La cerámica es un material con alta capacidad de retención de calor, por lo que, una vez que ha alcanzado la temperatura deseada, sigue liberando calor incluso cuando la resistencia eléctrica se apaga. Esto permite que el acumulador de calor continúe emitiendo calor de manera constante sin necesidad de mantenerse encendido todo el tiempo. También existen algunos modelos de acumulador que emplean un fluido térmico en vez de la cerámica, pero son menos eficientes que esta última opción.

 

Ventajas de usar acumuladores de calor

1. Eficiencia energética. Los acumuladores de calor aprovechan tarifas eléctricas más económicas, como las nocturnas, para cargar el calor durante las horas de menor demanda y liberarlo durante el día, lo que reduce el costo de la electricidad. Además, si tienes placas solares, acumulan el su excedente para usarlo cuando tengas frío.

2. Confort térmico. Mantienen una temperatura constante y confortable en el hogar, evitando fluctuaciones de calor que pueden ser incómodas.

3. Bajo mantenimiento. Son dispositivos de calefacción de bajo mantenimiento, ya que no requieren de revisiones periódicas ni de reposición de combustibles.

4. Respeto al medio ambiente. Al usar electricidad en lugar de combustibles fósiles, los acumuladores de calor contribuyen a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

5. Programación flexible. Muchos modelos permiten programar horarios de carga y descarga para adaptarse a tus necesidades diarias.

6. Silenciosos. No emiten ruidos molestos, lo que garantiza un ambiente tranquilo en tu hogar.

7. Su instalación no necesita obras. Solo hay que fijarlos a la pared y enchufarlos. Sin suciedad, sin ruidos, sin sobrecostes.

8. No reseca el aire del ambiente. Los radiadores tradicionales resecan mucho el ambiente, pero lo acumuladores no. Olvídate de despertarte con la garganta y piel seca. Además, no desprenden olores, gases ni humos.

 

Acumulador-calor-solar   Emisores-bajo-consumo   Emisores-bajo-consumo   Emisores-bajo-consumo
Ver Acumuladores de Calor Solares   Ver Acumuladores de Calor Eléctricos   Ver Acumuladores de Calor Dinámicos   Ver Acumuladores de Calor Estático

 

¿Cuándo se recomienda utilizar acumuladores de calor?

A pesar de que hoy en día el precio de la electricidad es elevado, los acumuladores de calor son una excelente opción en los siguientes casos:

- En zonas con tarifas eléctricas con discriminación horaria, donde se pueden aprovechar las tarifas más bajas durante la noche.

- Para calentar espacios que se utilizan durante todo el día, como la sala de estar o el comedor, ya que su calor perdura mucho.

- En viviendas con buen aislamiento térmico, ya que mantendrán mejor el calor acumulado.

- Para personas que prefieren un calor constante y uniforme en lugar de ráfagas de calor intenso.

 

¿Cómo elegir el acumulador de calor?

Elegir el acumulador de calor adecuado para tu hogar es crucial para obtener el máximo beneficio, ya que su capacidad de almacenamiento del calor es limitada, obligándonos a elegir muy bien el modelo que necesitamos para nuestras habitaciones, usos, etc. Aquí hay algunos aspectos clave a considerar:

1. Potencia. Debes calcular la potencia necesaria en función del tamaño de la habitación que deseas calentar. Un experto en calefacción puede asesorarte sobre la potencia adecuada para no quedarte corto o adquirir más de lo que necesitas, con el sobrecoste que esto implica en gasto eléctrico.

2. Programación. Opta por modelos con opciones de programación para adaptar el funcionamiento a tus horarios y necesidades diarias.

3. Termostato. Apuesta por aquellos modelos que tengan termostato para que, una vez alcanzada la temperatura deseada, se apaguen y se vuelvan a encender cuando descienda la temperatura.

4. Conectividad. Si al termostato le añadimos conectividad, obtendrás un sistema de calefacción dinámico que te permitirá configurarlo desde el móvil, eligiendo aspectos como cuándo se conecta la carga o la velocidad.

5. Material acumulador. La cerámica es el material más común y el más eficiente, pero también existen modelos con núcleos de ladrillo refractario u otros materiales como los fluidos térmicos. Todo depende del presupuesto que tengas y las prestaciones que esperes de los acumuladores.

6. Diseño y estética. Los acumuladores de calor vienen en una variedad de diseños y colores para que puedas elegir uno que se adapte a la decoración de tu hogar.

7. Marca y calidad. Investiga y elige marcas de confianza que ofrezcan garantía y buen servicio al cliente.

8. Presupuesto. Establece un presupuesto que se adapte a tus necesidades y busca opciones que se ajusten a él.

9. Tipo de acumulador. Hay que pensar bien el tipo para cada estancia, siendo los acumuladores de tipo dinámico los más apropiados para espacios más grandes como el salón.

 

¿Cuánto gasta un acumulador de calor?

El consumo eléctrico de un acumulador de calor depende de su potencia y del tiempo durante el cual esté en funcionamiento. En general, los acumuladores son eficientes en términos de consumo debido a su capacidad de almacenar calor y liberarlo gradualmente. Al aprovechar tarifas eléctricas más económicas durante la noche, suelen ser más económicos que otros sistemas de calefacción eléctrica. Es decir, son la opción perfecta para las personas que tengan contratada una tarifa de discriminación horaria en franjas, para poder almacenar el calor cuando es más barato y usar el almacenado sin causar consumo cuando la tarifa es más cara.

 

¿Cuánto tiempo tarda en cargar un acumulador de calor?

El tiempo que un acumulador de calor tarda en cargar depende de su capacidad y potencia, así como de la tarifa eléctrica utilizada. Por lo general, se recomienda cargarlos durante la noche, cuando las tarifas eléctricas son más bajas y la demanda es menor. El tiempo de carga puede variar desde unas pocas horas hasta toda la noche, pero una vez cargado, el acumulador liberará calor de manera continua durante el día.

 

¿Qué es mejor, un acumulador o un emisor térmico?

La elección entre un acumulador de calor y un emisor térmico depende de tus necesidades y preferencias personales. Aquí hay algunas diferencias clave a tener en cuenta:

- Los acumuladores de calor son ideales para calentar espacios que se utilizan durante todo el día, ya que mantienen una temperatura constante y uniforme. También son la mejor opción en viviendas urbanas antiguas y/o con un mal aislamiento.

- Los emisores térmicos son más adecuados para habitaciones que se utilizan de manera esporádica, segundas viviendas o zonas más cálidas, ya que calientan rápidamente el aire y son ideales para calentar solo cuando es necesario.

- Los acumuladores son más eficientes en términos de consumo eléctrico si se aprovechan las tarifas nocturnas.

- Los emisores térmicos son más versátiles en cuanto a la programación, lo que permite una mayor flexibilidad en el control de la temperatura.

 

En resumen, los acumuladores de calor son una excelente opción para mantener tu hogar cálido y confortable durante el invierno. Su eficiencia energética, bajo mantenimiento y capacidad para proporcionar un calor constante los hacen muy atractivos. Al considerar tus necesidades específicas y seguir los consejos de esta guía, podrás elegir el acumulador de calor perfecto para tu hogar y decirle adiós al frío de manera eficiente y económica. ¡No dudes en consultar a un profesional de la calefacción para obtener orientación adicional y disfrutar de un invierno acogedor!

0 Comentarios


Deja un comentario





Te podemos ayudar